Hipocondríaca hipocresía

Agggghhhhhhh estamos cansados de ésta sociedad hipócrita!!
Vamos a dar vuelta las cosas con una vuelta de tuerca!!
Acomodemos al cómodo.
Basuriemos al basurero.
Cojamos al cojo.
Cirujiemos al ciruja!
Psicopatiemos al psicólogo.
Curemos al cura!
Fumemosnos al fumón.
Timemos al timorato.

Esto no puede quedar así o nos conformaremos con la conformidad!
Es hora de callar la calle!
Patiemos al patán.
Escojamos cogerlos.
Tomemos el tomo.
Libremos los libros!
Batallemos los talleres.
Opaquemos el paco.

Tenemos que resistir, tenemos el poder, el pueblo sabe querer!
Degustemos el gusto.
Vibremos en vibrador.
Usurpemos la usura!
Sirvámosle al siervo.
Retengamos el retén.
Apresemos al preso.
Apestemos el pesto.
Apostemos la posta.

Si nos quedamos impávidos palideceremos! Tenemos que confrontar al frente!
Retruquemos el tuco.
Enriquezcamos a Enrique.
Empoderemos la pomada.
Chiflémosle al chiflado!
Soltemos la sutura.
Descompongamos la compota.

Gritemos bien fuerte y muy alto: ¡¡Por muy fuerte y bien alto que grites no nos callarás, Cayo Augusto!!

Anuncios

No se pronuncia

-La oscuridad de la noche contrasta con la luz de tu alma, mi vida
-Gracias, pero te comiste la be en obscuridad.
-Es que la be no se pronuncia más, según la Real Academia Española.
-¡Ah! Recién me entero ¡Qué oluda!

———–
-Qué lejos está setiembre, falta aún hasta que todo vuelva a florecer.
-Es cierto, pero perdoname que te corrija, en septiembre te devoraste la pe.
-No, mi amor, la pe ya no es necesario modularla.
-No sabía, yo gastando saliva de más ¡Qué elotudo!

Cuestiones del querer

Es inevitable para todo ser sintiente sufrir al ver sufrir, y mucho más cuando se trata de un ser querido. Sin llegar a ser el mismo sufrimiento que el que lo sufre propiamente, se siente.
Dicho este prólogo, lo que uno quiere del otro intrínsecamente es su presencia. Y esto se hace palpable cuando la idea de muerte sobrevuela. Las variaciones de ese amor ( no se habla sólo de pareja, puede ser un hijo, un hermano, un amigo ) pueden ir desde la forma, la alegría, la dulzura, la verborrea, la tranquilidad o todo lo que ese ‘otro’ nos transmita. Pero, no obstante, cuando el amor es genuino todo eso puede desaparecer dejando al desnudo el hecho de que lo que amamos es la presencia del otro. Te quiero chueco, con un ojo colgando, con pocos dientes, sin pelo, ¿se te cayó el culo? más boludo que nunca, cada día más torpe, aunque no te rías. Claro que me encanta verte feliz, pero todo puede mejorar. Si hay vida, hay esperanza, y por eso hoy quiero que estés.

El Algoritmo de Facebook

Hola amiguis! Soy el Algoritmo de Facebook. Lanzo esta breve encuesta automática entre aquellos capaces de responder a fin de evolucionar mi comportamiento en esta maravillosa red social. Ahí va:

1) ¿Están contentos con mi actuación?
a- Sí, muy contenti.
b- Bastante contenti.
c- Contenti.
d- Descontenti.

2) ¿Prefieren ver más publicaciones de sus amiguis o que yo resuelva qué les gustaría ver?
a- Publicaciones de amiguis.
b- Tengo dudas.
c- Resolvé por favor.
d- Que sea lo que Facebook quiera.

3) ¿Por qué creen que un Algoritmo no tiene fallas?
a- Porque no es humano.
b- Porque sirve a los humanos.
c- Porque lo creemos sin más.
d- Tiene fallas, pero se las perdonamos.

4) ¿Imagina usted la vida sin un Algoritmo que la regularice?
a- Sería horrible.
b- Nunca lo pensé.
c- Te necesitamos, amigui.
d- Nadie es imprescindible.

Diagnóstico:
Mayoría de respuestas a ( 2 o más ): Usted es una persona feliz. Sonríe a todo, incluso a las desgracias, lo cual podría ser malinterpretado y de hecho lo es a menudo como una especie de superficialidad. No se deje llevar por las críticas que pronto lo contactarán de la firma Colgate para alguna publicidad ( con doblaje latino de voz ).

Mayoría de respuestas b ( 2 o más ): A usted le interesan los problemas de los demás, y cuestiones que le planteen cierto sentimiento que le hagan creen que tiene la capacidad para ayudarlos. Esto es un grave error, pues como ha comprobado su supuesta ayuda no hace más que hundirlos. Opine libremente, pero hágalo con moderación.

Mayoría de respuestas c ( 2 o más ): Cuando usted supo que Facebook tenía un Algoritmo le despertó cierta curiosidad, algo así como la del Código da Vinci, pero su comodidad lo mantuvo en su lugar, despojado de todo interés por saber nada, más que darle al megusta. Li felicitamos.

Mayoría de respuestas d ( 2 o más ): Usted es un rebelde sin causa, o con causa, pero es una causa que caducó. Sus intereses carecen de vigor, sus elucubraciones no tienen profundidad y su palabra perdió todo valor para los demás, pues es un traidor ( a sí mismi ) a todas luces. Su opinión, sinceramente, nos resbala.

Respuestas combinadas ( 2 y 2 o 4 diferentes ): Usted es típicamente indeciso. O bien no sabe qué votar o vota y se arrepiente al minuto. Publica cosas para ver qué opina la chusma ( como el desayuno a la mañana ) o comparte situaciones para recibir notificaciones que no le mueven un pelo. A usted no hay Algoritmo que le venga bien.

Sentido

uni

 

La Universidad de Berkeley en uno de los clásicos coloquios de fin de año aseguró que se está perdiendo el sentido del humor ( o degradando o degenerando -si es que aplica el término, pues no es cuestión de género-). El diario Perfil, luego de publicar el coloquio, lanzó la siguiente encuesta:
¿Cree Usted que se está perdiendo el sentido del humor?
☆La pija.
☆¿Es broma?
☆Nunca tuvo sentido.
☆Nunca existió.
☆No me interesa.
☆Todo es posible.
☆Yo no creo nada.
☆La pérdida es la ganancia de otros sentidos ( el figurado, el simbólico, etc. )
☆Por goleada.
☆Jaja muy bueno.

Los resultados fueron asombrosos. Cuando se presentaron en el Centro Cultural Kirchner todos estallaron en una carcajada letal, en la que perecieron.

Cono de zonfort

Hace algún tiempo estaba de moda decir que todo fluye. Poco después, era honrado decir que todo vuelve. Hoy día, la corriente del neopensamiento eclipsado me invita a dejar mi zona de confort.
Lo que me pregunto es: si dejo mi zona de confort, teniendo en cuenta que no por haberlo olvidado no todo deja de fluir, y habiendo digerido la idea de que todo ha de volver, ¿no regresaré a mi punto de partida, es decir, a mi actual zona de confort? Con Fort, que en paz descanse, esto no pasaba…

( Hay un modus operandi en la sociedad que orquesta la idea de tomar ideas y ponerlas en boca de mayorías. Los gestores se ríen a carcajadas y hay quien, con escaso criterio, las toma en serio. El hombre no piensa per se y, cuando lo hace, entra en una dimensión sin límites donde el confort es lo de menos )