Archivo de la etiqueta: reflexión

Colectivos

Hay colectivos y colectivos… hay colectivos de mujeres que organizan la lucha por más derechos y hay coletivos que viajan vacíos, hay colectivos de pasajes costosos y hay colectivos que agrupan a los trabajadores para reclamar sus conquistas, hay colectivos para viajar como ganado y hay colectives que te cambian el lenguaje, están los colectivos que nos llevan hasta el culo del mundo y están los colectivos que proponen una sociedad más justa. Está quien no sube a ningún colectivo y está a quien cualquier colectivo siempre lo deja bien.

 

Benvenuti

Al llegar a la vida nos tendrían que dar una guía al usuario que contenga las experiencias que a esta altura de la humanidad sean irrefutables. No alcanza con el método de prueba y error ni con corregir sobre la marcha en el marco de las relaciones humanas. Por ejemplo, se debería incluir la idea de agradecer cada gesto gentil que se nos ofrende como así también evitar causar un daño a través de los nuestros, sea en palabra o acción, para no tener que caer en la retórica fase de pensar que “ya la cagué”.

Tarta filosófica

Hoy les traemos una receta original. Se trata de una tarta filosófica.

INGREDIENTES
100 grs. de positivismo
50 grs. de autoayuda
50 grs. de cristianismo
100 grs. de libremercadismo
3 opiniones
2 tecnicismos
2 ó 3 cucharaditas de budismo
4 términos en inglés sin traducción al castellano
3 refranes
2 frases de moda
juicios de terceros a gusto
1 cuaderno

PREPARACIÓN
En un bol se mezcla el cristianismo ( tenga cuidado de que no se le cuele un fariseo ) con el positivismo ( en caso de que sí se pueda ), agregándole juicios ( de valor o estéticos ), 2 términos en inglés ( excepto fuck y happy ) y 2 opiniones ( pueden ser propias, impropias o apropiadas ). Hay que batir con fuerza para que quede más o menos homogéneo. Se deja reposar 15 minutos y luego se le agregan el budismo, los refranes ( criollos en lo posible ) y se lo pone a saltear en una sartén. Mientras tanto, en otro bol se colocan el libremercadismo ( asegúrese de que no afecten las ganancias del capital ) con la autoayuda ( la que se prodiga de tal o se la haya certificado como tal, en todo caso. No vaya a ser cosa que le resulte perniciosa a usted y a sus pares ), se le agregan las frases de moda y los tecnicismos ( tenga a bien utilizar aquellos que sólo entiende el autor y uno o dos eruditos ) y se mezclan hasta que quede bien viscoso. Se lo deja reposar, no sin antes agregarle alguna opinión ( nefasta puede darle un toque de sabor ) y los restantes términos en inglés ( a excepción de my god y cool ) . Se espolvorea algunos juicios a la masa, se estira bien para que quede consistente sobre una tartera y se le coloca encima la preparación anterior. Esto va al horno a fuego medio durante 40 minutos. Cuando está listo, se corta en porciones de proporciones comunes y se sirve en platos comunales. Finalmente, en el cuaderno escriba una historia descomunal.

Arte, literatura y comodidad

Uno de los motivos de por qué no se lee literatura en la actualidad ( o se lee poco y nada ), pienso, es por la excesiva comodidad en nuestra sociedad occidental y la búsqueda de tal. Cuando el lector se enfrenta a un texto, debe moverse para interpretar, entender, reformular lo escrito. El lector es partícipe, no mero espectador. Esto no siempre pasa con otras artes, como las audiovisuales, o debería pasar, pero no se evidencia mucha receptividad, debido a la explotación del entretenimiento para con los sentidos de la vista y el oído. El arte, en esos casos, no siempre mueve, o la experiencia artística es limitada. Pero más allá de eso, si es una apreciación pobre o carece de vigor, lo paradójico del asunto es que para leer,como condición casi necesaria, se tiene que estar cómodo .

Cuestiones del querer

Es inevitable para todo ser sintiente sufrir al ver sufrir, y mucho más cuando se trata de un ser querido. Sin llegar a ser el mismo sufrimiento que el que lo sufre propiamente, se siente.
Dicho este prólogo, lo que uno quiere del otro intrínsecamente es su presencia. Y esto se hace palpable cuando la idea de muerte sobrevuela. Las variaciones de ese amor ( no se habla sólo de pareja, puede ser un hijo, un hermano, un amigo ) pueden ir desde la forma, la alegría, la dulzura, la verborrea, la tranquilidad o todo lo que ese ‘otro’ nos transmita. Pero, no obstante, cuando el amor es genuino todo eso puede desaparecer dejando al desnudo el hecho de que lo que amamos es la presencia del otro. Te quiero chueco, con un ojo colgando, con pocos dientes, sin pelo, ¿se te cayó el culo? más boludo que nunca, cada día más torpe, aunque no te rías. Claro que me encanta verte feliz, pero todo puede mejorar. Si hay vida, hay esperanza, y por eso hoy quiero que estés.