Si todo vuelve

Si todo vuelve: ¿Vuelven los choripanes? ¿Vuelve Mingo? ¿Y Aníbal contra los fantasmas? Que vuelva la alegría, la paz y el amor en la hermandad universal. Que exploten los globos y reviente todo de papel picado, que se llenen las plazas de hippies y olor a porro. Que vuelvan los malones de la barbarie a destripar la civilización. Que Don José cruce Los Andes a caballo, a pie o en bicicleta. Que Alvar Núñez cabeza de vaca invite a cenar a los indios. Que atómica sea solamente la felicidad. Que los intereses sean el bienestar, el trabajo y la fraternidad. Que las enfermedades duelan poco y la muerte sea una anécdota. Que vuelva el vino milagroso a partir de jarrones de agua. Que cada resurrección nos encuentre creciendo en lo humano y en conciencia. Que vuelvan las patacones de Patoruzú. Que vuelva el cine proverbial. Que vuelva la música sublime. Que vuelva a nuestros corazones ese sentir sincero de amor por la humanidad, la tierra y todo lo que la habita. Revolvamos los surcos cerebrales para que vuelva lo que nos hace feliz. Y se quede a vivir con nosotros, en esta eternidad de ir y venir, de compartir, de amar lo noble, lo digno, lo bueno, lo bello. Y la verdad. Que sea, en una palabra, realidad.

Anuncios

Breve raconto de la actualidad argentina

Mientras algunos piden que todos los k sean encarcelados, empezando por la mafiosa banda Kiss, siguiendo por Kranevitter, Kichiloft, Karl Marx y los integrantes del Ku Kux Klan, otros reclaman la renuncia del gato con botas, al tiempo que solicitan a la embajada venezolana le dé asilo a Lanasta, porque aquí no lo soportan. A todo esto, el diario Clarín vende ejemplares de a miles, pero nadie sabe si se lee más allá de sus titulares, por lo que sus redactores se gastan inútilmente en vociferar sus patrañas para su numeroso séquito de aduladores. Entre tanto, Elisa Lilita Carrió prepara cientos de denuncias al día, hinchándole soberanamente los huevos ( poché ) a jueces, fiscales y abogados en general que no ven cesar su trabajo en pos de una justicia terrenal que nunca llega. La que sí llega, es la divina, pero la Divina comedia, ya que Dios mismo se viene hurgando el ombligo desde aquél fatídico séptimo día en se dispuso a descansar. La Cámpora, por su parte, no deja de cometer crímenes alevosos en contra de la humanidad al ofrecer jugosos y grasosos choripanes en cada marcha donde tiene oportunidad, con lo que la vanguardia vegana pone el grito en el cielo contra esta organización criminal. En relación a ello, la banda de forajidos de trolls de Marcos Peña Braun sentencia con cada comentario en las redes su disgusto por aquellos, y los votantes del globo aerostático lo repiten sin tomar nota de dónde y de quiénes surgen tales ideas. Clark Kent, que había fallecido supuestamente, ha resucitado para radicarse en la Argentina, donde tiene más trabajo, pues los malhechores superan holgadamente a su archirival, Lex Luthor. Larreta, pariente directo de éste último, sigue inaugurando trolebuses para beneplácito de los usuarios de transporte en la Capital. Debido ( De Vido caerá tarde o temprano, no desesperen televidentes ) a la lluvia de inversiones, se han anegado varias calles en todas las localidades del país, que rebasan de dólares frescos, dólares canadienses, dólares australianos, dólares alemanes, dólares azules, dólares dolorosos y patacones. Las lebacs le dan un respiro al ciudadano común, que puede a través de éste instrumento financiero costear los exiguos montos de las facturas de luz y gas. Del agua mejor no hablemos, agradezcamos que todavía tenemos, que todavía es potable, que todavía bebemos, que todavía la podemos pagar. Por su parte, el ministro de Energía J.J. el yaya Aranguren vaticinó que los próximos tarifazos serán menos dolorosos, pues cuando se concreten muchos conciudadanos ya habrán muerto, sea de frío, de hambre, de desesperación, de depresión, de locura, por asesinato o por convicción. Y cuánta razón tiene, no se lo neguemos por las dudas que anticipe el nuevo aumento en las tarifas. Triaca, a su vez, dice que paritarias las pelotas, y le regaló un set de fútbol número 5 a cada gremio para que se diviertan y no se preocupen por el dólar, que como es sabido, a nadie le importa en la Argentina. Vidal afirma que la provincia está saliendo del pozo y pronto va a estar mil, mil quinientos metros por encima del nivel del mar. Vaya novedad. Entre tanto, Bruno Díaz se jubiló pero no recibe los medicamentos que el PAMI solía proveerle por lo que inició la campaña para que vuelva la yegua. Plata, el caballo del Zorro, más que contento, con la pija al palo. El té y la yerba no dan tregua a la inflación, pero los autos importados apenas suben un 3 o 4%, por lo que no es razón de alarma. Las pilas de los controles remotos dejaron de cambiarse desde el 10 de diciembre de 2015, lo que da un grado de alegría a todos los televidentes que sueñan con bailar. Mirta dice que los dedos en v son señales de que vienen de otro planeta, como en V invasión extraterrestre, lo cual generó descontento en el narcomenudeo y comenzaron a hacer otros gestos, como pasar el índice por un anillo entre los dedos índice y pulgar de la otra mano y cosas así. Durán Barba cobra casi tanto como Porcel hijo, es decir, como los barrenderos privatizados, y Víctor Sueiro se tomó la molestia de resucitar para decir que, al final, del otro lado del túnel, hay un pasaje de regreso a ésta tierra de miserias.

Desvaríos varios

Estaba pensando, y cuando empiezo a pensar todo gira vertiginosamente, incluso la cabellera, los vellos nasales y púbicos, se me eriza la piel, las uñas se agrietan, las pupilas se dilatan y el iris cambia de color, en fin, todo se revoluciona como la gente a la hora de votar, cuando se excita con alguna esperanza e ilusión de que todo va a mejorar sabiendo, no obstante, que difícilmente lo haga, y no es por ser pesimista, sino que está comprobado científicamente ( y la ciencia por más que nos caiga mal no se la puede catalogar de pesimista, sino más bien un exacerbado realismo ) que la tendencia es a la decrepitud cultural, al abismo episcopal de la estolidez. ¡Oh hermanos! ¿Qué futuro les espera a nuestros nietos? Deberán pagar en dólares las deudas contraídas por un grupo de desfachatados, qué digo nietos, ¡bisnietos! ¡tataranietos! Que deberán dedicar su tiempo a la maquinaria productiva tan sólo, no para su subsistencia, para la subsitencia del sistema. Y qué decirles a ellos que aún no han nacido, ¿deberíamos abrir el debate espontáneo de legalizar el aborto? ¿Y quién va a pagar la deuda centenaria? Otro de los temas que nos apabulla a diario es ¿dónde está todo lo robado? ¿En Calafate? ¿En Panamá? ¡Qui lo sa! En ésta varieté se vota lo menos pior. Antes había políticos de todos los tintes y estigmas, pero los actuales dicen no ser políticos, tonces, ¿qué mierda son? ¿Presarios? ¿Negociantes? ¿Mequetrefes? ¿Dadivosos? Nadie lo sabe, es una de las incógnitas de la posmodernidad, como aquella que inscribió en la historia la simpatía por los globos amarillos. Votemos, apresurémonos a votar, que el hambre arrecia y el dólar sube. Despidamos la época del salario que se medía cara a cara con la inflación. En la actual, no cuentan los salarios sino los réditos y los dividendos, esos nunca cotejan con la inflación porque son otros números, números generalmente primos y en moneda estadounidense, fuck. Mi perro no come soja, el canario tampoco, el chancho del vecino menos y mis amigos la detestan; no obstante el precio de la soja marca las tendencias del mercado del dólar futuro, si serán turros, y consecuentemente llevan a los alimentos ( esos que comen todos ) a la alza constante cotidianamente que nada tienen que ver con el pinche 11 por ciento de inflación del que habla el Indec. El Indec no es que mienta, sino que apunta a otra nicho de gente. Nosotros los boludos, creemos que miden la inflación para que saquemos conclusiones: “Bueno, no es tan alta”; “4 mil de gas se puede pagar”; “Hay gente que está peor y sin trabajo”, etc. Pero no, los índices sirven de base para otros negocios ( ya no hablamos de negociar salarios, tómalo o déjalo ) financieros, especialmente para inversores de alto rango, que son los que pagan los medios y la información que circula para mantener a la sociedad en cautiverio. Y si hablamos de cautiverio, pronto tendremos horneros en nuestras billeteras ( bueno, los más afortunados entre quienes aún utilicen moneda local ) y por qué no guanacos y tarucas. Qué lindo, no me digan que no. No me digan que no estaban cansados de ver a Rosas & Co. Porque nadie ha hecho por la patria más que los que señalaban, como una especie de Indec literario, los desmanes que hace en la región el neoliberalismo y sus agentes, locales o mediáticos, engañando al pobre perejil como uno, que vota y se cree, control remoto en mano, que está eligiendo algo cuando la mayoría ya optó por él su destino. Y qué va a ser, mi viejo, la tenemos adentro… a la patria. Y para conocerla mejor, qué mejor que recorrerla para saber de primera mano cómo todo se hunde, que lo hecho dura cuatro años y después cualquiera lo tira por la borda, jugando con la ilusión de quienes observan la realidad y el sufrimiento como si se tratara de una película. Por eso es una suerte que todo se vaya llenando de bicisendas, porque podremos recorrer las viñas del Señor sin tener que costear los aumentos bimestrales de combustible. Pero estoy pensando todo desde el punto de vista monetarista y me desvío del foco de atención que me llevó a plasmar en éstas líneas lo que les iba a contar. ¿Y qué les iba a contar? Ya no recuerdo. ¡Pucha! En fin, tendré que inventar algo, crear algún tema que cale hondo, sacar un conejo de la galera… podría ser. El hombre apegado a lo terrenal, se arrastra, piensa bajo, vive entre gusanos y cucarachas y aplaude a los roedores de la civilización, cuyo estigma es sobresalir entre aquellos que serpentean. Aquél que ve un pájaro volar, cuyo pensamiento se eleva y no se limita a la tierra, que surca los cielos, los mares, el espacio sideral, ese corre el riesgo de caer entre gusanos, pero nunca olvida el infinito y paciente cielo. Por eso es importante alzar la vista y mirar los corazones de la gente, no la vestimenta y el maquillaje. Sentir que su dolor es mi dolor, su sufrir es mi sufrir, entonces ahí se puede hacer algo y la palabra puede llegar. Porque es ahí, en el inmenso corazón existencial, donde nos reencontramos en la unidad del Ser. En síntesis, es donde verdaderamente vivimos y nos fundimos.

De empatía, paranoias y espiritualidad

La palabra empátheia, de origen griego, que significa emocionado, se designa equívocamente como la capacidad de comprender sentimientos y emociones, intentando experimentar lo que siente otra persona/ser. Y digo equívocamente porque la experiencia de tales ámbitos no son trasladables de uno en uno, principalmente y efectivamente el dolor, cuando es físico, salvo en casos de sufrimiento donde la persona con empatía puede llegar a comprender sensaciones en el otro pero lejos está de tener la misma experiencia. En síntesis, cualquiera puede sentir empatía en el sentido de sentir la cercanía de lo que lo afecta, pero no así en cuyo caso obtiene la experiencia de lo que sufre/goza.
Hecha esta introducción, cuando un grupo de uniformados acata la orden del gobierno de reprimir con palos, balas ( de goma por ahora ) y gases, el espectador puede llegar a sentir empatía por los trabajadores/desocupados/manifestantes más allá de su situación particular, porque “comprende” el sufrimiento de ellos sin tener la experiencia de la pérdida del empleo, de la escasez de recursos, del desfasaje de la economía familiar, etc. No obstante, nunca falta quien siente simpatía por el opresor, cuyos motivos podrán ser el ejercicio de poder por sobre los sectores populares, el adoctrinamiento de los trabajadores a la pérdida de derechos, la lección y el ejemplo para aquél que se rebele contra el sistema, etc. En este caso, la simpatía conjuga algún tipo de identificación con la ideología que se ostenta, cuyo objetivo es acallar la protesta, perseguir al opositor ( y aquí no hablamos de partidos políticos sino de oposición a la ideología imperante ) y apaciguar los ánimos de los disidentes del sistema capitalista neoliberal. En ambos casos, el espectador tiene cierta cercanía con la experiencia de uno u otro, pero no es un hecho la experiencia. Éste estado virtual puede hacerse extensivo en el tiempo indefinidamente ( o definitivamente hasta su muerte ) dejando la existencia de tales en sólo una sensación: la creencia de “ser” parte de un bando, el bando ganador. Si el espectador da por válidas tales cuestiones, no tiene otra opción que la de elegir, ¿pero qué ha elegido hasta aquí? La afinidad por una doctrina ( neoliberal ultramaterialista individualista globalizada ) no es algo que se gestó en su espíritu, sino que la sociedad misma inmersa en esa suerte de prédica incesante lo ha formado a tales efectos. No se lo puede culpar, desde ya, sólo se puede juzgar su accionar como agente una vez tragados los conceptos y la doctrina exasperante de despojo de humanidad en el ser humano, que se avala en pos de un rédito o una productividad, donde nadie siente nada y los números mandan. El hombre que se planta ante este avasallamiento global contra la humanidad del ser humano, no tiene ante sí un enemigo menor. El sistema se extiende en todos los confines de la sociedad que no hace falta puntualizar y sus voceros han perdido la capacidad de reflexionar en el accionar de los conceptos acumulados, reiterándose como un eco no sólo televisivo pues todos los medios son satélites del sistema, en el cual la voz propia sólo conserva su timbre, pues los conceptos vertidos fueron pensados por otros ( en este caso por los ideólogos del sistema ), y donde la gravedad de la voz tapa -para sí- toda posibilidad de escucha a otras voces, que son justamente las que escapan al esquema fractal de pensamiento. En esos casos, las voces se enteran de que algo era distinto a cómo se lo pensaron cuando lo que acaece los toca de cerca, cuando conocen el sufrimiento propio o casi propio, por los avatares de la vida misma, propiedad de nadie. En muchos casos, esto no alcanza para la reflexión, la reflexión en el propio pensar pensado por el sistema y no por propio, y la batalla por nada continúa hasta su fin. La idea de ganadores y vencidos la instalan los historiadores en su forma de “contar” lo sucedido según su punto de vista particular. Pero lo contado siempre dista de lo vivido, de lo sufrido. La idea de ganadores y vencidos en historia la instalan los partidarios de esquemas futboleros, donde una victoria es la cumbre, el súmmum de la existencia. La euforia, en tales casos, no se puede sostener, a excepción claro está de los químicos y fármacos que la aseguran de modo artificial, ya que el cuerpo no la tolera si se extiende. En síntesis, una idea retroalimenta la opuesta; la lucha, alimenta la batalla conceptual. El neoliberalismo tiene como acérrimo enemigo no a una figura política, no a un partido u organización, el enemigo del neoliberalismo es el ser humano y todo aquél que se considere humano no está en sintonía con esa ideología, por más que se cambien las palabras como síntoma astuto del sistema por camuflarse. Ese esquema mental que convierte al hombre en número para producir, en producto para durar, en frecuencia de consumo, en símbolo de ostentación, en fin, cualquier paranoico puede ver cómo se extienden sus vestigios en la familia, la amistad, la verdulería, no sólo en los medios. Y una vez comprendido, su acción es concomitante con la humanidad, no con la sociedad mercantil. Primero el ser humano. Es trágico ver cómo incluso el humor se contagió los vestigios de la escena capitalista en los estratos más bajos de la estructura social. El pobre de hoy está imbuído en esa atmósfera materialista que lo impulsa a tener más allá de lograrlo con medios nobles y, eso y el consumo de estupefacientes, explican, poco, el incremento de la delincuencia principalmente en urbes populosas. Tal, dista mucho del de otras épocas, donde la felicidad pasaba por otros ámbitos que poco tenían con esa situación de no tener. Las carencias han estado siempre y la insensibilidad se ha extendido con la institución de la acumulación y la gente no va a cambiar porque un gobierno se lo diga, y menos que menos uno que se jacte de algún tipo de pseudoespiritualidad que es total banalidad e intrascendencia, palabrerío y distracción. En definitiva, la única forma de ver un mundo sensible, feliz y verdadero, es SER sensible, feliz y verdadero.

Monólogo: todo por dos globos, bono bochornoso

Yo pongo los votos sólo por los crotos. Los otros son globos, yo los conozco, no los soporto. Todo lo roto lo tocó globo. Globos chotos, globos sonoros como trombón color oro. Choto. Globo roto votó como bobo. Bobo votó globo por sopor, con dolor, trocó voto por globos. ¿Sos bobo? No, yo voto globo por olor, oro oloroso. Compro globo, voto oro. Soy gordo: voto globo. Soy choto: voto globo. Soy solo: voto globo. Pongo dos votos: voto globo y voto oro. Soy tosco: voto globo. Con poncho: voto globo. Por todo: voto globo. Voto con todo. ¿Botó globo? Voto globo. Con Coco: pongo dos votos. Con Cholo: son ocho votos. Todos los votos son globos.¿Son todos chorros los otros? Por Comodoro. Como lomo: voto globo. Tomo oporto: voto globo. Cojo poco: voto globo, cojo con forro. Soy trolo: voto globo. Otro voto: vos. Otro: Colombo. Como locro con modongo: lo voto. Sólo voto globo doloroso, voto doloso. Compro oro: voto globo. Soy tronco: voto globo. Soy promotor: propongo voto con prólogo, otorgo globo. Soy forro: voto por globo. Soy globo, voto como todos. Soy ogro, opongo voto ortodoxo, voto por globo. Soy monótono,opto por voto orondo con globo, como los monos. Soy drogón, mormón, groncho o morboso: voto con globos. Otro voto ( somos todos locos ): Toto. Loro votó por globo, trocó voto por foso, ¿vos?

Preámbulo

Vos, el representante del pueblo de la Nación Argentina, sentado frente a la Pantalla Audiovisual Inteligente por voluntad y elección de los medios que la componen, en cumplimiento de intereses preexistentes, con el objeto de vislumbrar la unidad nacional, percibir la justicia, consolidar tu paz interior, cimentar el sentido común, proteger tu bienestar material y augurar los beneplácitos del control remoto para vos, tu posteridad y para todos los personajes que quieran desfilar en la televisión argentina; invocando la protección del Sillón, fuente de todo confort y relax: ordenás, decretás y establecés esta Programación para la Nación Argentina.