Los emisarios del tiempo

En todas las épocas han operado en las sociedades diversos tipos y géneros de organizaciones secretas tendientes a algún fin, con algún objetivo particular que las movilizaba, de las cuales luego los estudiosos de las mismas divulgaban, sin ningún tipo de crédito por parte de quienes tenían la desgracia de prestarle atención, sus casi siempre lúgubres fines y desarrollaban teorías alrededor de ellas con el sólo hecho de desentrañarlas, pero no arribaban a ninguna salida satisfactoria, quedando relegados al margen de la félix societé que, indiferente, seguía sucumbiendo a todo lo que ellas sembraban entre el crédulo público. Los tiempos actuales no se quedan rezagados en tal sentido y, a riesgo de quedar marginado como paranoico, estoy abocado a desenmascarar a una mafia que ha tenido gran preponderancia en la cultura de los últimos años en la sociedad que la vio crecer.

Uno de los modus operandi de ella es tal que, asistida y apoyada por la tecnocracia dominante, ha desdibujado una situación que se presentaba cotidianamente entre los integrantes de la sociedad como de lo más habitual, llevándola al motus de ridícula o de befa, quedando quienes la practican –antes como partícipes al día- ahora como pasados de moda o relegados en las antinomias de los vientos vigentes. Me refiero a la mafia del tiempo y todos sus agentes del pronóstico. Hasta hace no mucho tiempo, uno se podía pasar horas hablando en balde de lo que podría pasar, si garuaría, si haría frío, calor, ¿caerá granizo? ¿lloverán sapos? Si cambia el viento o a qué hora amanece mañana. Decenas de minutos, horas e incluso algunos días hablando del tema más común y trivial que la sociedad le había dado un lugar preponderante en sus principales temas de conversación. Hasta incluso se han escrito libros y se han filmado películas con ello como eje central y/o argumento. Es diferente a casos en donde en algún recinto, como puede ser un estadio de fútbol, un templo o una facultad, uno sabe de lo que se habla y está casi obligado a saber lo mismo, pues esa es su regla del juego. Pero desde hace algún tiempo, el tiempo mismo es un saber más en todo ámbito, una mercancía de intercambio que se troca, un conocimiento indispensable para poder vivir en plenitud. A la hora que se me ocurra, puedo (y debo) tener el conocimiento de todos los detalles del tiempo con quince días de antelación, y no importa si son aproximaciones, estimaciones o certezas, lo fundamental es que lo sé de buena fuente y con ello se terminaron todas las especulaciones que tanto tiempo le restaban a la gente en nimiedades para poder destinarlo, por ejemplo, a elegir cuál será el próximo celular que me dará el pronóstico extendido que me voy a comprar. Pero lo que es seguro es que no voy a mirar hacia arriba cómo está el tiempo porque lo sé bien desde hace dos semanas, y no quiero que se malinterprete, porque no es una crítica a este nuevo beneficio que vino de la mano de la globalización ( dicho sea de paso, si Das Chagas hubiese contado con una app que le dijera que iba a llover torrencialmente el 2 de julio de 1817 sobre Apóstoles, con criterio, hubiese postergado la batalla para otro día favorable a su tropa con lo cual hoy hablaríamos portugués y seríamos probablemente el imperio al que todos le rinden tributo, pero Andresito Guazurary, viejo conocedor del clima, lo derrotó bajo la lluvia dejándonos como herencia un país soberano y una yerba de primera calidad), pero lo que se debería observar con atención es que ya no podremos prescindir de él mismo, pues nadie en la calle te va a saber decir si tenés que llevar bufanda o por las dudas traer paraguas cuando los que se divierten manejando el ánimo y la predisposición de la población decidan abandonar sus prácticas tétricas de dar aviso a través de los medios o aplicaciones en teléfonos, tablets, computadoras y nuevos dispositivos por venir qué tiempo hará, pues a pesar de que lo saben a la perfección, tendrán otros medios más ingeniosos para captar la atención de sus fieles y ya aparecerán otros detrás de mí para sacar a la luz sus objetivos. Para ese tiempo, ya se habrá creado tal religiosidad del asunto que ni los más escépticos serán escuchados. Cada tanto alguna anciana se queja del frío pero enseguida le aclaran que estaba anunciado desde hacía tiempo y uno siente un poco de pena por aquellos que se vieron vilipendiados por el desarrollo. Ligado a esta tradición posmoderna, se encuentran aquellos que indirectamente te obligan a entrar en sintonía con tales vaticinios y, más allá de que tengas guardia el sábado o sepas mejor que nadie que caerán soretes de punta, te desean de corazón abierto “buen finde”. Pero nadie puede sospechar de su buena fe ni elevarle reclamo alguno. Ellos, quizás, enfrascados en saber que Cariló los espera con 30 de térmica, le auguran buenos designios a todo prójimo que se interponga en su trayectoria. Pero basta por el momento. Time is money. Hace un calor insoportable. Eso sí, el pullover no me lo pienso sacar hasta que caigan sus máscaras.

Anuncios

Imagination

La sociedad crea moldes de lo que espera de la persona para sacar partido. Años ha, era relativamente sencillo reconocerlos, porque las fábricas de esos moldes eran conocidas por todos. Luego, esto se hizo más arduo, quedando la labor para analistas y filósofos, pero no porque la sociedad pudiera como un colectivo prescindir de las personas o no le interesara moldearlas, sino porque lo que requería y demandaba de ellos había cambiado, tanto como se desarrolló el mercado. Tras la introducción, a partir del capitalismo y el poder de compra del dinero, del concepto de libertad y su progresivo desarrollo, se opacó la facultad de la persona de discernir su pensamiento del pensamiento colectivo, a pesar de que lo exprese en un singular. El hombre puede viajar sólo, pero representa un colectivo, así sea imaginario, que le da la sensación de que cobija su subjetividad.

Aforismos XI

Quien espera que las situaciones lo hagan feliz está a merced de las condiciones cambiantes de la situación.
************
El odio agrupa, el amor libera. ¿Quién tolera la soledad de la libertad?
************
Toda teoría de cambio se ampara en el hecho de que nada es permanente.
************
Desde que fotografiar y filmar se tomó literalmente como inmortalizar, los protagonistas de tales registros endémicos y nociones alternas han muerto a la realidad.
************
Todo vuelve transformado y se devuelve alterado.
************
La prisión más efectiva es la de los propios conceptos.
************
El sueño de la vigilia es despertar al hombre.

Aforismos X

El pensamiento colectivo ( muchos ) incita y da forma al pensamiento individual ( excluyente ). Comúnmente se los considera contrapuestos, pero el uno no puede ser sin el otro y se correlacionan. La contraposición real al pensamiento individual/colectivo es el de la totalidad ( inclusivo ).
************
Las cosas demandan atención. Quien acumula pierde libertad.
************
Algunos artistas son los faros de luz entre las tinieblas en que viven las sociedades que andan a tientas. Otros, las sombras.
************
La mayoría de los sufrimientos del hombre remiten a que de un estado totalmente temporal se han sacado conclusiones para todos los tiempos.
************
De la comunicación se ha hecho un negocio rentable, un entretenimiento sostenido que cercena las posibilidades de la conciencia.
************
En época de pantallas y posmentira, retornar a la fuente de uno es harto difícil. Permanecer en ella, aún más.
************
Hace rato que la gente no discute de política, ni de políticas, ni de economía. Discute sobre la base sistemática de lo que divulgan los medios. Juicios a diestra y siniestra basados en la opinión y el juicio de otros con mayor audiencia que la propia. Lo que debería ser un espacio para el debate y la reflexión se convirtió en un eco. A río revuelto, ganancia de pescadores. Y nosotros pescados.

Cono de zonfort

Hace algún tiempo estaba de moda decir que todo fluye. Poco después, era honrado decir que todo vuelve. Hoy día, la corriente del neopensamiento eclipsado me invita a dejar mi zona de confort.
Lo que me pregunto es: si dejo mi zona de confort, teniendo en cuenta que no por haberlo olvidado no todo deja de fluir, y habiendo digerido la idea de que todo ha de volver, ¿no regresaré a mi punto de partida, es decir, a mi actual zona de confort? Con Fort, que en paz descanse, esto no pasaba…

( Hay un modus operandi en la sociedad que orquesta la idea de tomar ideas y ponerlas en boca de mayorías. Los gestores se ríen a carcajadas y hay quien, con escaso criterio, las toma en serio. El hombre no piensa per se y, cuando lo hace, entra en una dimensión sin límites donde el confort es lo de menos )

Aforismos IX

El sentido del humor provoca cierto temor en la gente, porque da la impresión de que en algún punto se vuelve incontrolable, y cuánta certeza hay. Por eso, el hombre común, se refugia en una pose revestida de seriedad ante el temor de desbocarse, pobre infeliz que no da cuenta de su posición irrisoria.
***********
La irrealidad es un poliedro irregular; la mires por donde la mires, siempre te va a dar qué hablar.
***********
Si todos entendieran lo mismo no habría necesidad de comunicación; con que uno entienda es suficiente.
***********
La palabra verdadera llega, toca, aún el tiempo; la falsa se reconoce, se desvanece y así perece.
***********
En época de mensajería instantánea y volátil, un mensaje perenne o duradero es el único certero.
***********
Soñar es dormir en la muerte y despertar es vivir el sueño.
***********
El efecto de la literatura en el siglo XXI sobre el lector es como la televisión de la década del 50, apagada.
***********
La conciencia habla continuamente, pero en un lenguaje que nadie comprende.

Movimiento


La idea de que estamos yendo es un tanto pueril. Casi bordea lo ridículo. Lo sensato sería decir: hay movimiento. Pero ese movimiento es lo que da ritmo, vibración, que no es pendular ni lineal en tanto nosotros; tal vez en la acumulación de cosas. El fin es cesación de movimiento. Todo se disuelve, como mierda en el mar. Por tanto, podemos acordar que sí, estamos yendo, de cabeza a la mierda.