El lenguaje en la posmodernidad

El lenguaje de emoticones está supliendo el escrito. Logramos que todos entendieran lo mismo al comunicarnos y pronto podremos prescindir del lenguaje escrito, para dejar en ridículo aquella idea pseudosurrealista de Arjona de inventarle una letra al abecedario. Se puede quedar con todas si gusta. Con el lenguaje cantado pronto pasará lo mismo cuando fijemos ciertas ideas en palabras populares de idéntica pronunciación. Y ni hablar del lenguaje hablado, cuya formalidad pasará al exterminio cuando todos dominemos las diez/doce palabras necesarias e indispensables para una comunicación fluida.
-¿Cómo estás?
-Estás bien.
-¿Todo bien?
-Como todo.
-Qué bien.
-¿Qué estás?
-Como, como todo.
¿Vos?
-Bien. ¿Vos estás?
-Acá, bien. ¿Todos?
-Ahí. Bien. Qué se yo.
-Yo bien, ahí.¿Como qué?
-Como yo, como vos. ¿Bien?
-Bien, bien. Todos comen.
-Qué bien. ¿Qué hacés?
-Acá. Como. Yo como. ¿Vos?
-Como todos. Bien.

De hostias

El carajillo, en el siglo XIV, era un lugarcillo remoto del reino de Castilla, donde la gente iba a comulgar y confesar sus atrocidades. Quienes acudían a tal antro de salvación eran principalmente allegados a la realeza: soldados, sargentos, verdugos, etc. Para cumplimentar con el formalismo epicospal, debían ir hasta allí despojados de alimentos y carroaje. Quienes veían llegar al carajillo a los pecadores, decían de ellos que tenían en el semblante rastros de fatiga, cansancio y hambruna, dando una impresión fuerte, como el sabor del ajo en la boca. Por ello mismo se los llamaba los cara de ajo, que luego se abrevió a los del “carajo”.Cuando la ciudad se convertía en un desierto o no se veía un alma en pena vagando por allí, y alguien preguntaba dónde están todos, se acuñaba la frase: Todo se ha ido al carajo.