Relaciones tridimensionales

Todo tiene que ver con todo
Desde los riñones a un golpe en el codo.
El terciopelo con la conectividad
Las redes sociales con los adoquines
El neoliberalismo con la pubertad
La religión con las papas fritas


La vejez con la metafísica y la libertad
La estupidez con la palabra escrita
La adolescencia con los gorriones
El dolor con los emoticones
La inteligencia con los banderines
El cerebelo con la mar en coche
Y el sueño que tengo con las buenas noches.

 

Errores gramaticales de la posmodernidad

El olfato suple las carencias de la visión. Un desecho puede verse como alimento si no lo olemos. El neoliberalismo huele muy mal y algunos se lo tragaron igual.

La necesidad del habla constante parte de una incomprensión o de la confusión que implica la comunicación esencial en la existencia. Los mudos saben todo y no les gusta escribir.

Muchos quieren agarrar: cosas, dinero, gente, a pesar de tener manos. Pocos son quienes tienen sensibilidad al tacto para tocar temas profundos (o piel) y que sientan recíprocamente.

El sentido de la vista del hombre común está exacerbado. Los ciegos perciben mejor que nosotros lo que está pasando con la sociedad y el mundo.

Debido a la atrofia auditiva del escucha posmoderno la esperanza de una salida feliz para el conjunto de la misma es nula.

De la estupidez, sálvese quien pueda.

El hombre universal

En el hombre cohabitan tres deidades: la Creación, la Preservación y la Destrucción. Es probable que en algunos especímenes se manifieste de modo más tangible alguna de las tres por encima de las otras. Hay creadores locos que tras su obra la destruyen; otros preservan creaciones ajenas; mientras que otros crean desde los restos de la destrucción. La combinaciones de estas potencias son infinitas. El hombre es en verdad un dios que ignora sus posibilidades, o una trinidad divina que sufre a partir del desconocimiento de su propia envergadura. Esa trilogía que se manifiesta en el hombre es la que rige los procesos del universo: Creación, Preservación, Destrucción. Por ello mismo, puede decirse que el hombre, como metasímbolo, es el propio Universo.

El hombre está ocupado buscando alguna ventaja para sí. Preservar el tiempo es lo máximo a lo que puede aspirar en tales circunstancias. El último gran filósofo que dio la Argentina, Macedonio Fernández, dice en uno de sus escritos: “El Universo o Realidad y yo nacimos en 1º de junio de 1874, y es sencillo añadir que ambos nacimientos ocurrieron cerca de aquí y en una ciudad de Buenos Aires”. Las charlas con él y su amistad fueron una de las grandes inspiraciones de Borges. Hoy día se pueden leer comentarios achacándole que se cocinaba una vez por semana e ingería eso que se iba descomponiendo con el correr de los días o que vivía sus últimos años recostado en un diván. El ser humano ordinario no va más allá de la experiencia física, que es en verdad minúscula para el vasto universo que es, no como resultado, sino como comprensión fundamental de la existencia. A su vez, Xul Solar, pintor, filósofo, escultor y también escritor argentino, se declaraba inmortal en restos mortales. Su viuda, al ver su cuerpo en el cajón durante el velorio, exclamó ante el público: ahí lo tenés al inmortal.
Hay cuestiones que son difíciles ( por no decir imposible ) de transmitir, porque se trata de comprensiones, no concepciones, lo cual llevarlo al lenguaje no siempre es posible ni deseable. Los artistas lo vienen haciendo hace milenios, pero no siempre se comprende.
La Verdad, con mayúscula, no puede ser nunca objetiva ni parcial.
Y que la mentira y el engaño se popularicen no la hace inexistente.

Aforismos III

En el mundo fenoménico todo parece ser.
En el noúmeno, obstante, todo es.

**********

Los niños sueñan con un mundo mejor.
Los hombres desmejoran el mundo para soñar.

**********

La amistad es al amor, lo que el colibrí al aleteo, lo que el viento a la brisa, lo que el mar al oleaje.

Frases memorables de ayer, hoy y siempre

Los grandes personajes de la historia suelen considerarse como tales por el público por sus atributos sobresalientes, sea en destreza, inventiva, talento y genialidad, por eso se divulgan sus frases más elevadas para que sirvan de modelo a la humanidad. Y si bien el hombre actual no tiene tiempo ni ganas de leer todas, algunas de ellas rozan lo supremo y es por tal motivo que muchas veces en los medios y en las redes se tergiversa lo dicho por éstos seres de orden superlativo, que supieron salir de la norma y la monotonía de la gente vulgar para hacerse un lugar en el pensamiento universal. He aquí algunas de las frases de mayor trascendencia y valiosas de tales ánimas que han pisado la Tierra, para que reflexionemos en lo profundo de la existencia del ser humano:

“Esta sopa está fría”- Jorge Luis Borges

“Oia… se me desataron los cordones”- Albert Einstein

“Decime cuál, cuál, cuál es tu nombre”- Mozart

“¿Me pasás el talco de una buena vez?”- Winston Churchill

“Anoche soñé con ranas, parlantes y tilingos” – Juan Pablo II

“No te pongas tanta ropa”- Napoleón

“Chau, chau, chau, chau, ¡chau!” – Charles Chaplin

“Buenas noches, sr. presidente” – Marylin Monroe

“Me duele el páncreas” – Friedrich Nieztche

“Habemus papas fritas” – Steve Jobs

“Mmmmmm…¿Sentís ese olor?” – Freddie Mercury

Dudas

El universo está lleno de cosas
cosas que se parecen a otras cosas
también hay cosas únicas, pero
todos las ven parecidas a otras cosas.
Las cosas son apariencias de cosas,
de cosas de apariencia dudosa.
Y hay dudas que aparentan ser cosas
y todos se preguntan: ¿Y esto qué es?