Archivo de la etiqueta: filosofía

Revolucionarios

Pero sí, viejo, te digo que las redes sociales empoderan a los pueblos. Si no fijate lo que pasó en Kurdistán, o tenés el caso de Nepal. O mirá, mirá lo que pasa con Andorra. Todos liberados del yugo de los otrora poderosos que querían masas ignorantes, sin conocimiento, estúpidos y faltos de información. Acá se da todo lo contrario de lo que ellos anhelaban. Hoy podemos decir que tenemos pueblos libres y soberanos, íntegros y educados, la plenitud y el apogeo de las democracias, y eso se lo debemos en gran medida a las puertas que abrieron las redes sociales y a todo el trabajo que se ha hecho allí en nombre de la revolución. ¿No te parece? Y gracias a todos los revolucionarios hoy quedan sepultadas las ansias de fascismo y el sueño anarquista que nos perseguían como un fantasma. ¡Pero basta de cháchara! Es momento de acción, pues la revolución es palabra en acción y hay que sumar manos a la causa. Poné la pava: Es hora de darle duro al like.

Anuncios

Tarta filosófica

Hoy les traemos una receta original. Se trata de una tarta filosófica.

INGREDIENTES
100 grs. de positivismo
50 grs. de autoayuda
50 grs. de cristianismo
100 grs. de libremercadismo
3 opiniones
2 tecnicismos
2 ó 3 cucharaditas de budismo
4 términos en inglés sin traducción al castellano
3 refranes
2 frases de moda
juicios de terceros a gusto
1 cuaderno

PREPARACIÓN
En un bol se mezcla el cristianismo ( tenga cuidado de que no se le cuele un fariseo ) con el positivismo ( en caso de que sí se pueda ), agregándole juicios ( de valor o estéticos ), 2 términos en inglés ( excepto fuck y happy ) y 2 opiniones ( pueden ser propias, impropias o apropiadas ). Hay que batir con fuerza para que quede más o menos homogéneo. Se deja reposar 15 minutos y luego se le agregan el budismo, los refranes ( criollos en lo posible ) y se lo pone a saltear en una sartén. Mientras tanto, en otro bol se colocan el libremercadismo ( asegúrese de que no afecten las ganancias del capital ) con la autoayuda ( la que se prodiga de tal o se la haya certificado como tal, en todo caso. No vaya a ser cosa que le resulte perniciosa a usted y a sus pares ), se le agregan las frases de moda y los tecnicismos ( tenga a bien utilizar aquellos que sólo entiende el autor y uno o dos eruditos ) y se mezclan hasta que quede bien viscoso. Se lo deja reposar, no sin antes agregarle alguna opinión ( nefasta puede darle un toque de sabor ) y los restantes términos en inglés ( a excepción de my god y cool ) . Se espolvorea algunos juicios a la masa, se estira bien para que quede consistente sobre una tartera y se le coloca encima la preparación anterior. Esto va al horno a fuego medio durante 40 minutos. Cuando está listo, se corta en porciones de proporciones comunes y se sirve en platos comunales. Finalmente, en el cuaderno escriba una historia descomunal.

Próximamente ensayo

Títulos para eventuales ensayos:

-Orticultura y posmodernidad a la luz del alba y las pantallas.
-¡Qué pedo! Duración, calidad y composición de flatos en las redes sociales.
-Sel o no selfie. Cambio de carátulas en la existencia imaginaria en tiempos de posverdad .
-Todo es ya. En la era sin tiempo no hay tiempo para el ahora.
-Cómo rifar la atención con un par de clics y touchs ( esto sería una suerte de autoayuda ).
-El hedor de la palabra. Sobrevaloración de la opinión en épocas de individualismo extremo.
-¿Y dónde está el sujeto? El ser humano en el limbo de la masa abtrusa.

La sombra del aire

Cierto día, a la sombra de la luz del alba sentado bajo el verde sauce, en posición de semiloto, meditaba el maestro Chu-Lin quién sabe qué. En el momento en que cantaban los gallos, se acercó con impaciencia quien por esos años era su discípulo predilecto, el joven Nepal. Chu-Lin notó la presencia de Nepal delante suyo pero quería darle una lección a su discípulo y ni siquiera abrió los ojos. Nepal dudó entre interrumpir la meditación del maestro o marcharse sin disipar su inquietud. Se decidió por lo primero.
-Maestro. -dijo en tímida voz.
-Te oigo Nepal. -respondió Chu-Lin.
-Tengo una inquietud. ¿Qué debo hacer con los gases del estómago al amanecer?

El maestro, abrió lentamente los ojos e irguió aún más su postura dejando un espacio en donde apoyaba las nalgas y tras un rotundo sonoro pedo respondió:
-Déjalos que fluyan.

Cuestiones del querer

Es inevitable para todo ser sintiente sufrir al ver sufrir, y mucho más cuando se trata de un ser querido. Sin llegar a ser el mismo sufrimiento que el que lo sufre propiamente, se siente.
Dicho este prólogo, lo que uno quiere del otro intrínsecamente es su presencia. Y esto se hace palpable cuando la idea de muerte sobrevuela. Las variaciones de ese amor ( no se habla sólo de pareja, puede ser un hijo, un hermano, un amigo ) pueden ir desde la forma, la alegría, la dulzura, la verborrea, la tranquilidad o todo lo que ese ‘otro’ nos transmita. Pero, no obstante, cuando el amor es genuino todo eso puede desaparecer dejando al desnudo el hecho de que lo que amamos es la presencia del otro. Te quiero chueco, con un ojo colgando, con pocos dientes, sin pelo, ¿se te cayó el culo? más boludo que nunca, cada día más torpe, aunque no te rías. Claro que me encanta verte feliz, pero todo puede mejorar. Si hay vida, hay esperanza, y por eso hoy quiero que estés.

Decálogo para épocas de entretenimiento masivo

1-No te aburrirás.
2-No aburrirás al prójimo.
3-Santificarás el entretenimiento.
4-No desearás que se aburra la mujer de tu prójimo.
5-Entretendrás al aburrido, al oprimido y al recluido.
6-Entretendrás a tu padre y a tu madre, hijos, nietos y turistas.
7-No envidiarás el entretenimiento ni desearás el aburrimiento ajenos.
8-No dirás frases aburridas.
9-Amarás el entretenimiento por sobre todas las cosas.
10-No morirás de aburrimiento ni matarás en su nombre.