El futuro llegó

Quiero manifestar mi desacuerdo con todo lo que vino de la mano del progreso. A la vista está que no ha solucionado los problemas, la sociedad no ha mejorado, hay más entretenimiento es cierto, pero es justamente para que no lo cuestionemos y no tengamos tiempo para revertirlo. Las cosas tienen que volver a como estaban, por lo menos, cincuenta años atrás. Así que no sé qué hago escribiendo esto, ya que en ese tiempo no conocía la tierra, ni vos qué hacés leyendo esto a través de un medio que todavía no existe.

Anuncios

La cabeza

-Buen día, le traje esta cabeza para que me la configure.
-¿Qué problemas presenta?
-Ya no sabe qué pensar.
-¡Ah perfecto! Bien, se la vamos a tener que formatear.
-¡Uh! ¿y voy a perder los archivos?
-Sí, pero no se preocupe, la memoria se va llenando en pocos días. Con un poco de televisión, youtube, netflix y redes sociales se acelera el proceso.
-Bueno, ¿le pueden instalar algo de lógica y congruencia?
-¿Lógica? ¡Eso no se usa más! Le puedo ofrecer pragmatismo, que es lo que viene ahora.
-Mmmmmm tengo dudas….
-En ese caso, tenemos un evacuador que anda muy bien.
-Bueno. ¡Ah! Una cosita más: no se olvide instalarle un antiage.
-Quédese tranquilo, la cabeza le va a quedar como nueva.

Blas blasfema

La política es la herramienta con la que cuentan los pueblos para cambiar la bla bla bla… por eso la democracia bla. Además, es el pueblo el que elige bli bli. Por ello, es importante que apoyemos el progreso bluf bluf si no estaríamos como hace quinientos blas. No perdamos la bla bla ni el habla. Pronto seremos Suiza. Blu.

No se pronuncia

-La oscuridad de la noche contrasta con la luz de tu alma, mi vida
-Gracias, pero te comiste la be en obscuridad.
-Es que la be no se pronuncia más, según la Real Academia Española.
-¡Ah! Recién me entero ¡Qué oluda!

———–
-Qué lejos está setiembre, falta aún hasta que todo vuelva a florecer.
-Es cierto, pero perdoname que te corrija, en septiembre te devoraste la pe.
-No, mi amor, la pe ya no es necesario modularla.
-No sabía, yo gastando saliva de más ¡Qué elotudo!

La sombra del aire

Cierto día, a la sombra de la luz del alba sentado bajo el verde sauce, en posición de semiloto, meditaba el maestro Chu-Lin quién sabe qué. En el momento en que cantaban los gallos, se acercó con impaciencia quien por esos años era su discípulo predilecto, el joven Nepal. Chu-Lin notó la presencia de Nepal delante suyo pero quería darle una lección a su discípulo y ni siquiera abrió los ojos. Nepal dudó entre interrumpir la meditación del maestro o marcharse sin disipar su inquietud. Se decidió por lo primero.
-Maestro. -dijo en tímida voz.
-Te oigo Nepal. -respondió Chu-Lin.
-Tengo una inquietud. ¿Qué debo hacer con los gases del estómago al amanecer?

El maestro, abrió lentamente los ojos e irguió aún más su postura dejando un espacio en donde apoyaba las nalgas y tras un rotundo sonoro pedo respondió:
-Déjalos que fluyan.

Cuestiones del querer

Es inevitable para todo ser sintiente sufrir al ver sufrir, y mucho más cuando se trata de un ser querido. Sin llegar a ser el mismo sufrimiento que el que lo sufre propiamente, se siente.
Dicho este prólogo, lo que uno quiere del otro intrínsecamente es su presencia. Y esto se hace palpable cuando la idea de muerte sobrevuela. Las variaciones de ese amor ( no se habla sólo de pareja, puede ser un hijo, un hermano, un amigo ) pueden ir desde la forma, la alegría, la dulzura, la verborrea, la tranquilidad o todo lo que ese ‘otro’ nos transmita. Pero, no obstante, cuando el amor es genuino todo eso puede desaparecer dejando al desnudo el hecho de que lo que amamos es la presencia del otro. Te quiero chueco, con un ojo colgando, con pocos dientes, sin pelo, ¿se te cayó el culo? más boludo que nunca, cada día más torpe, aunque no te rías. Claro que me encanta verte feliz, pero todo puede mejorar. Si hay vida, hay esperanza, y por eso hoy quiero que estés.