Leyes de Murphy Gran DT (2)

-Ponés a un tapado creyendo que puede dar la sorpresa, no juega.

-Ponés a un jugador que pocos lo tienen creyendo hacer diferencia, suma 5 o menos.

-Sacás a ese jugador pensando que no juega, juega y suma bien.

-Si tu equipo viene subiendo, se cae.

-Si tu equipo viene cayendo, se hunde.

-Estuviste a punto de ponerlo, no lo hiciste y anda bien.

-Estuviste a punto de sacarlo, suma mal o resta.

-Venís pensando en poner a un jugador, cuando te decidís se lesiona.

-Si el titular no juega, el suplente suma poco.

-Si el suplente suma mucho, juegan todos los titulares.

Anuncios

Leyes de Murphy Gran DT (1)

-Sacás a ese jugador que tenés hace rato en el equipo y no suma más de 5 puntos fecha tras fecha, hace gol y/o es figura.

-Tenés un jugador en el equipo y mirás su desempeño por tv, lo amonestan o erra goles increíbles.

-Ponés al jugador en tu equipo que viene sumando lindo y que todos lo tienen, deja de hacer goles y suma ordinario.

-Ves el partido por tv donde creés que tu jugador puede ser figura, no lo dan y, encima, le ponen bajo puntaje.

-Si un jugador de tu equipo puede sumar poco, suma menos.

-Si hay un gol en contra en la fecha, lo tenés en tu equipo.

-Penal errado, en tu equipo está.

-Si tu equipo arranca bien la fecha, termina mal.

-Si tu equipo arranca mal la fecha, termina peor.

-Si a tu arquero no le hacen goles, lo amonestan.

En castellano, s’il vous plait

Dan bronca los escritores que, de lengua castellana, se molestan en dar a entender ciertas cosas en inglés. Uno se pregunta a esta altura si lo hacen porque, considerando la perspectiva socioeconómica con el liderazgo de EE.UU. su literatura alcanzará un grado superlativo entre sus lectores (quienes vienen siendo castigados con que el idioma del futuro es aquél y si no lo adoptan se quedarán sin interlocutores o barbaridades por el estilo) o creen que versando en ese idioma tienen dotes superiores ( al lector ). A esta altura, todos saben que el idioma del futuro es el koshiqua, instalado desde hace años en nuestra akdoha, cuando nos visitaron los Idrics en su primer incursión en la trastomera. Ya quedaron sepultados en el usurduo aquellos tiempos en que todos vaticinaban que el lerícogo haría grampondios en nuestro lenguaje aranatavio, que algunos españoles habían sabido esterotrifar en nuestras tierras mandárigas. Por fin, el koshiqua fue adoptado por los frenotopos aranatavios y nit-arantavios y jot es cosa de lupus los días entrelacarse con un jamengo a perilofar en usurecto koshiqua, para granulfa de tambos. Por lo tanto, tresquinores comeriemda, dejen de sorocavar en idiomas que caca entienden hunos mocos de costras actitudes. Edicto.

Carta a los seguidores del blog

Punta Alta, 1 de septiembre de 2017

Queridos blogolectores:

En éstos tiempos donde -más que nunca- leer es un placer y sólo pueden darse ese lujoso gusto aquellos que tienen algún tipo de fe en las letras, es interesante ver cómo se desenvuelven éstas entre nuestros conceptos previamente adquiridos y qué lugar le damos a lo que leemos entre las telarañas de lo preconcebido. Es por ello que al escribir ( y por ende, ustedes, al leer ) la comunicación puede tornarse fluida y estrecha entre dos sensibilidades, en éste caso el autor y el lector, o se vea tristemente entorpecida pues lo expuesto no tenga ninguna llegada al mismo, sea porque lo expresado no le dice nada, no le agrada o le es indiferente. En todo caso, mucho de lo escrito tiene que ver con lo vivido por ambos, por lo pensado, por lo creído, por lo entendido, y de allí surge la posibilidad de una comunicación entre el autor, con su escrito, con el lector, a través del mismo. Ésto trae aparejadas dos cuestiones: una, es que el lector se interese por la obra del autor del escrito y quiera conocer más; la otra, es que el lector se involucre con el escrito y tenga interés en comprender lo expuesto. En ambos casos, la comunicación se abre a nuevas dimensiones, más allá de que el lector tenga algún tipo de relación o no con el autor. Dicho esto, no quiero dejar pasar la oportunidad de invitarlos a visitar mi otro blog, a quienes no lo conocen, La otra mitad ( https://laotramitad.wordpress.com ), donde podrán encontrar textos de diversa índole, entre poesías, cuentos, relatos y otras yerbas, donde podrán leer y degustar más letras del mismo autor, con diversas cuestiones expuestas e indicios de otras no tan expuestas.

portada la otra

Si bien, la cultura que embebe al autor, dada por su país de origen y residencia, los medios, la educación y demás, y al lector, a veces puede ser una distancia insalvable, si se han interesado por algo de lo que aquí publicado es claro que se tienen cosas en común en nuestro carácter de seres humanos y es por ello que puede haber claramente comunicación, placer en la lectura, reflexión y alegría entre las letras y diversos y variopintos motivos para seguir los blogs, y con seguir no quiero decir apretar el botón donde dice seguir, sino interesarse en la obra del autor de los mismos que está destinada al lector. Al día de la fecha, hay publicadas más de trescientas entradas, entre cuentos, poesías y diversos textos, además de los cuentos y narraciones más extensas que pueden descargar aquí mismo, por lo que no se pueden quejar, al menos de aburrimiento, en todo caso sus protestas y reproches podrán viajar por otros canales, por lo que deberé pulir mis nuevos textos para seducirlos.

Sin más de momento, espero disfruten su visita por Circo lunar y nos veremos, letras mediante.

Saludos, Leandro.