Desencuentros

Me encontré con la opinión y me dijo cosas que harto había escuchado. El juicio me condenó y la censura me prohibió presentar alegatos. La razón, que siempre estuvo de mi parte, me condescendió y el elogio pueril me dio loas. La crítica me destruyó, pero eso no me amilanó, pues la creatividad me recreó y la alabanza me condecoró. La admiración se entusiasmó y me llenó de laureles, donde me dormí. El sueño me desveló y el insomnio me reveló los beneficios de un buen descanso. La modorra me sacudió cuando acudió con urgencia la calma. Alterada, me invitó con parsimonia a sanar su paranoia, pero lejos de seguirla resolví preservar la salud. Ésta se presentó sin disimulo mas reservadamente cuando algunos de mis seguidores me acusaban de complejo. Pero no hay nada más simple que la verdad tras el cristal, los puntos sobre las ies y cantar las cosas como son. La la lara Lara lá…

Anuncios

Deje un comentario al pasar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s