Una poesía erótica

Para escribir una poesía erótica
es necesario usar términos sensuales
se pueden emplear metáforas carnales
que tengan connotaciones sexuales
hablar de oscuras selvas virginales
donde la luz penetra por aberturas labiales
o de un faro erguido en una playa exótica.

Se debe mencionar el calor del roce
entre dos formas dispuestas al goce
focalizar que el fogoso contacto
que eleva la temperatura al tacto
tiene un momento de celebración
en la entrega total a la mutua atracción.

Lo lírico no es tan importante
como sí lo es el gozo del encuentro
donde sábanas pueden ser centro
de escena de besos y transpiración
que enciendan allí la imaginación
y cada palabra resulte estimulante.

Las zonas erógenas deben mencionarse
con total rigor como una verga rígida
no usar términos como apareamiento
sin la emoción de una gran cogida
hablar de tetas, brazos y rítmico movimiento
y de un culo firme que propicie excitarse.

La lectura cobra vida en su energía
plasmada entre sus versos cual orgía.

De esta forma, logrará la propuesta
la erótica con una letra bien puesta
que si el lector busca una aventura
la tendrá con la pija bien dura
y en el caso de una mujer leyendo
sienta que el autor se la está cogiendo.

Anuncios

Un comentario en “Una poesía erótica

Deje un comentario al pasar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s