Historias mínimas

¡Bienvenido, nuevo socio!
Haremos todo lo posible
por evitar lo sensible,
pensaremos todo por usted
administrando sus momentos de ocio.
Hemos descubierto un viejo truco:
hace años, nuestros asociados
simulaban alegría reflejados
al ver su rostro frente a sí,
por lo tanto, decidimos así
prolongar la herética diatriba
homologando la surrealista fachada
con nuestra anagógica cruzada.
Por lo pronto, no baje la mirada
y de sonreír usted no olvide
que nunca hubo un cielo arriba
tan sólo cámaras, descuide.

Sazonaremos la naturaleza
a los de afuera le daremos un pesto
pero tranquilos, a ustedes tuco.
Verá que aquí todo sabe a pureza
nuestro esquema y nuestra vara
de medir cómo vive el resto
que no adopta nuestro reglamento.
Para ellos tenemos sólo un lamento:
Al buen tiempo, Malacara.

Anuncios

Deje un comentario al pasar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s